Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Plan de Parto Plan de Parto. Historia.
CONTACTAR

ENLACE

Acreditados
Certificacion de Web de Interes Sanitario de PortalesMedicos.com
Compruebelo aqui
ACREDITACIÓN

null

Ayuda para la acreditación de competencias profesionales

Humanización

null

Accede a la web del Proyecto de Humanización atención perinatal de Andalucía

PLAN DE PARTO

null

Hon Code
Entrar


¿Ha olvidado su contraseña?
 

Plan de Parto. Historia.

por Matronas Ubeda Última modificación 07/10/2012 23:31
— archivado en:

Un plan de parto o nacimiento consiste en un documento en el cual la mujer y/o su entorno familiar, muestran cuales son sus preferencias deseadas durante el parto. Por definición ha de ser flexible, pues un parto es un acontecimiento muy variable y las cosas no siempre van a salir como una quisiera que salieran, de modo que puede ser modificado a lo largo del mismo.

Un poco de Historia

Antes de la instauración del parto hospitalario, existía el que considero el plan de parto "en estado puro". Este consistía en organizar la casa para el nacimiento, concretar que familiar iría a buscar a la comadrona o partera, que familiares estarían presentes...

En los años 70 con la instauración del parto hospitalario, aparecierón sobretodo en el mundo anglosajón los planes de parto como herramienta reivindicativa. Entre sus contenidos encontramos principalmente tres bloques:

  • Peticiones sobre derechos de las mujeres.
  • Peticiones sobre prácticas clínicas.
  • Preferencias sobre el nacimiento.

Este modelo se exportó a España y ha tenido su mayor difusión a partir de este siglo.

En el año 2007 hicimos el formulario de nuestra web, con el objetivo de convertirlo en una especie de consentimiento informado. La mujer recibía información y ella autorizaba o no determinadas de nuestras actuaciones. Con ello conseguiamos mayor implicación de las mujeres y que responsabilidad en el parto  fuera compartida.

Los planes de parto se han comprobado que son una herramienta excelente para que la mujer reciba información, se facilita la comunicación con la matrona y la mujer adquiere un papel activo.

Por contra no se ha demostrado que sirva para cambiar prácticas hospitalarias. Funcionan bien en hospitales respetuosos (donde menos hace falta) y en los hospitales reticentes a los cambios pueden producir el efecto de causar malestar entre los profesionales.Otro efecto que tiene es el de sentimiento de frustación que pueden provocar en la mujer si su parto no ha sido respetado, bien porque el profesional no lo ha aceptado o porque la mujer no ha entendido que un plan de parto ha de ser flexible debido a las condiciones cambiantes del mismo.

Por todo esto desde hace un año aproximadamente, las matronas de Ubeda nos planteamos de que quizás sea la hora de cambiar el modelo y volver a los origines del plan del parto "en estado puro", aquel en el que las mujeres confiaban plenamente en su partera o matrona y solo debia de preocuparse por cuestiones logísticas o preferencias personales.

Acciones de Documento